Nutrición

¿Cuáles son los alimentos saludables en la dieta mediterránea que los estadounidenses pueden comer?


Los mariscos son un componente importante de la dieta mediterránea.

La cultura mediterránea se alimenta de una de las dietas más nutritivas y equilibradas del mundo. Afortunadamente, no tiene que vivir en el Mediterráneo para obtener los beneficios de la dieta. De hecho, la mayoría de los alimentos que disfrutan las culturas mediterráneas están disponibles en los supermercados de los Estados Unidos.

Dieta Mediterránea Explicada

La dieta mediterránea es muy diferente a la típica dieta occidental, que presenta alto contenido de sodio, grasas trans y alimentos altamente procesados. No implica un plan de alimentación estricto, según la American Heart Association. La forma de comer mediterránea se basa en alimentos vegetales y solo en unos pocos alimentos animales. Esto es opuesto a la dieta occidental típica, que tiende a hacer de la carne el foco principal. Seguir una dieta mediterránea podría reducir su riesgo de enfermedad cardíaca y también puede ayudar a reducir sus niveles de colesterol. La carne roja, la mantequilla y los dulces no son una parte importante de la dieta mediterránea, y dado que estos alimentos pueden contribuir a enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y aumento de peso poco saludable, eliminarlos es una buena opción.

Frutas, Verduras y Granos

Dado que los alimentos a base de plantas constituyen la mayor parte de la dieta mediterránea, las frutas y verduras tienden a ser las estrellas de muchas comidas. Según MayoClinic.com, las personas que siguen una dieta mediterránea comen al menos seis porciones de frutas y verduras por día. Los antioxidantes en los productos frescos ayudan a proteger su cuerpo contra daños que pueden provocar enfermedades como enfermedades cardíacas y cáncer. Las manzanas, las uvas, los aguacates, las naranjas, los pepinos, los tomates, las verduras de hoja verde y la calabaza son ejemplos de las frutas y verduras más comúnmente consumidas en las regiones mediterráneas. La dieta mediterránea también incluye muchos granos integrales, como pan y pasta. Estos granos generalmente se sirven con aceite de oliva. La dieta mediterránea tiende a ser más rica en fibra que las dietas occidentales, que es otra razón por la cual la dieta está vinculada a una menor incidencia de enfermedades del corazón.

Carnes, Proteínas y Aceites

La dieta mediterránea incluye pequeñas porciones de carne, pero no carne roja. En cambio, la dieta incluye aves y pescado, que son más bajos en grasas saturadas. El pescado también contiene ácidos grasos omega-3, que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Nueces, semillas, yogurt y huevos son fuentes adicionales de proteínas. En lugar de aceites poco saludables, como la mantequilla, la margarina y las grasas animales, se utiliza el aceite de oliva. El aceite de oliva contiene grasas insaturadas, que mejoran la salud de su corazón al reducir sus niveles de colesterol y ayudar a reducir la inflamación.

Consejos y consideraciones

Si sigue de cerca la dieta mediterránea, no consumirá muchos productos lácteos como la leche y el queso. Por lo tanto, podría volverse deficiente en calcio, según el sitio web MedlinePlus. Pregúntele a su médico acerca de un suplemento de calcio. La dieta también podría reducir los niveles de hierro. Comer muchos alimentos ricos en vitamina C, como pimientos y frutas cítricas, lo ayudará a absorber más hierro del pescado y las aves de corral que come. Agregue verduras de hoja verde y frijoles a su dieta, porque también son buenas fuentes de hierro.