Salud

Cálculos biliares y cirrosis


Tener cirrosis hepática duplica el riesgo de cálculos biliares.

Su hígado está ubicado en la parte superior derecha de su abdomen. Una de las funciones importantes de su hígado es producir bilis, un líquido que ayuda a su cuerpo a digerir las grasas. Su vesícula biliar almacena la bilis producida por el hígado y la vacía en el intestino delgado durante la digestión. Muchas personas tienen depósitos de bilis en forma de guijarros llamados cálculos biliares en sus cuerpos que no los molestan a menos que las piedras bloqueen el flujo de bilis. Los cálculos biliares tienen el doble de probabilidades de formarse en personas que tienen cicatrices graves en el hígado, una afección llamada cirrosis.

Cirrosis

Muchas afecciones y enfermedades pueden dañar el hígado, incluidas las infecciones y el consumo excesivo de alcohol. Durante las primeras etapas de la cirrosis, las personas generalmente se sienten bien. Sin embargo, con el tiempo, se forman formas de tejido cicatricial y síntomas como pérdida de apetito, náuseas, vómitos, fatiga, debilidad, dolor abdominal, pérdida de peso y picazón. Finalmente, el órgano se encoge, se endurece y pierde su capacidad de funcionar normalmente. El líquido comienza a acumularse en el abdomen, una afección llamada ascitis, y el individuo se enferma gravemente. En ese punto, la supervivencia de la persona depende de un trasplante de hígado, si es posible.

Cálculos biliares

Los cálculos biliares son fragmentos de bilis endurecida, el líquido que produce el hígado y se almacena en la vesícula hasta que se necesita para la digestión. Los cálculos biliares ocurren en aproximadamente el 5 por ciento de la población general, pero el riesgo de desarrollar cálculos biliares es aproximadamente del 5 al 14 por ciento en las personas con cirrosis. Muchas personas con cálculos biliares desconocen la afección porque no tienen síntomas. Sin embargo, si un cálculo obstruye el flujo de bilis, la persona puede experimentar un ataque repentino de náuseas, vómitos y dolor abdominal, llamado cólico biliar. Se desconoce la relación exacta entre la cirrosis y los cálculos biliares, pero la naturaleza de los cálculos que se encuentran típicamente en individuos con cirrosis, llamados cálculos biliares pigmentarios, sugiere que el proceso está relacionado con la descomposición de los glóbulos rojos.

Diagnóstico

La cirrosis y los cálculos biliares pueden causar síntomas abdominales como dolor, náuseas y vómitos. El proveedor de atención médica puede sospechar que se han desarrollado cálculos biliares si una persona con cirrosis tiene un ataque repentino de náuseas, vómitos y dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, una afección llamada cólico biliar. Si se sospecha de cálculos biliares, según el historial médico de la persona y un examen físico, la prueba más confiable es una ecografía abdominal. Se pueden visualizar algunos cálculos biliares en una radiografía, pero la mayoría no. Las pruebas de laboratorio no son útiles para diagnosticar cálculos biliares.

Tratamiento

Si una persona con cirrosis tiene cálculos biliares que no causan síntomas, no se necesita tratamiento. Si, por otro lado, la persona experimenta dolor, náuseas o vómitos por cálculos biliares, el tratamiento de elección es la extirpación quirúrgica de la vesícula biliar. Las personas con cirrosis tienen un mayor riesgo de complicaciones y muerte por extracción de vesícula biliar que otras personas. El riesgo de complicaciones, como sangrado, infección, insuficiencia hepática y empeoramiento de la cirrosis, puede reducirse si el cirujano puede usar una técnica mínimamente invasiva llamada colecistectomía laparoscópica en lugar de operar a través de una incisión abdominal grande. La cirugía de la vesícula biliar puede ser demasiado riesgosa para las personas con cirrosis hepática avanzada, por lo que el tratamiento puede limitarse en esas situaciones a una terapia de apoyo, como líquidos intravenosos, antibióticos y medicamentos para el dolor y las náuseas.