Aptitud

Ejercicios para tonificar brazos flácidos sin tener hombros anchos


La gran cantidad de músculos en los hombros dificulta que un deportista evite participar en un entrenamiento de brazos.

David De Lossy / Photodisc / Getty Images

A muchos deportistas, especialmente a las mujeres, les gusta la apariencia de brazos firmes, pero no los quieren atados a hombros anchos y parecidos a camiones. Afortunadamente, al diseñar su rutina de ejercicios con cuidado, puede agregar músculo a sus brazos flácidos al tiempo que disminuye la posibilidad de ganar enormes hombros en el proceso.

Curling: no solo un deporte

El músculo del brazo en el que la mayoría de las personas piensa es el bíceps braquial, que se extiende por la parte delantera de la parte superior del brazo. Los ejercicios que trabajan el bíceps braquial tienden a enfocarse en flexionar el codo para mover el antebrazo hacia arriba. Este movimiento permite flexionar el codo y acercar el antebrazo al hombro. Dependiendo del ejercicio de bíceps que elija, es posible que ni siquiera necesite involucrar los músculos de los hombros en el movimiento general. Por ejemplo, el curl de palanca, que se realiza en la máquina de curl de un gimnasio, no afecta los músculos del hombro. Como alternativa, el rizo con barra involucra algunos de los músculos de los hombros, pero solo para estabilizar el movimiento.

"Brachialis" suena delicioso

Debajo del bíceps braquial se sienta el braquial, un músculo pequeño pero importante en su brazo. El ejercicio de este músculo puede mejorar el tono de los brazos, ya que ayuda a empujar los bíceps hacia afuera, aumentando la "plenitud" de la parte superior del brazo. Al igual que el bíceps, el braquial se flexiona el codo, pero para trabajarlo específicamente, debe descansar la parte superior del brazo y el codo en una posición estable, conocida como "posición del predicador". sus bíceps y antebrazos, sin afectar los músculos de los hombros.

Para tus antebrazos

La mayoría de los deportistas tienden a enfatizar la parte superior de los brazos, pero los antebrazos también pueden tener depósitos de grasa o piel suelta que podrían beneficiarse de un mayor tono muscular. El antebrazo tiene dos grupos musculares principales que van desde el codo hasta la muñeca, uno a cada lado del antebrazo. El grupo de músculos flexores de la muñeca corre hacia la palma de la mano, mientras que el grupo de músculos extensores de la muñeca corre hacia el dorso de la mano. Los ejercicios para estos grupos musculares no comprometen los músculos del hombro. Puede trabajar los extensores de muñeca con rizos inversos; Puede trabajar los flexores de la muñeca con rizos de muñeca. Un músculo del antebrazo más pequeño pero importante es el braquiorradial, que puede trabajar con rizos inversos.

Prueba tus tríceps

La flacidez del brazo a menudo parece más visible en la "axila", el área en la parte posterior de la parte superior del brazo. Puede agregar tono muscular a esta área trabajando en sus tríceps, el músculo debajo de esa área. Desafortunadamente, debido a la proximidad de este músculo a los hombros, la mayoría de los ejercicios populares para los tríceps, como la inmersión, involucran múltiples músculos del hombro. Pero aún puede trabajar sus tríceps sin comprometer sus hombros utilizando ejercicios de tríceps menos conocidos, especialmente aquellos que permiten que sus hombros descansen en un banco, como la extensión de tríceps con inclinación de la palanca o el empuje de inclinación del cable.

El conocimiento es la mitad de la batalla

Solo saber qué áreas musculares trabajar no hará nada si no aplica ese conocimiento. Cuando diseñe un entrenamiento de brazo mientras enfatiza sus hombros, elija uno o dos ejercicios que comprometan cada músculo de sus brazos pero pocos de los músculos de sus hombros. Realice de tres a cinco series de cada ejercicio de cinco a 12 repeticiones cada una. Descansa unos minutos entre cada serie. Comience con poco peso y aumente el peso solo cuando sienta que su peso original es demasiado fácil. Además, asegúrese de comer bien y descansar lo suficiente entre los entrenamientos. Coma muchas proteínas magras para que pueda darle a sus músculos lo que necesitan sin almacenar el exceso de grasa que contribuye a la flacidez. Siempre consulte a un médico antes de comenzar una nueva dieta o rutina de ejercicios.

Recursos (3)